Un hallazgo en pleno corazón de la Toscana