Taittinger, el legado de los Condes de Champagne